nubes dispersas
  • Màx: 16°
  • Mín: 12°
16°

També es pot dir que d’Hispanitat no hi ha res a celebrar

Sempre hi ha d’haver persones que posin en dubte tot el que escrius. Des de temps immemorial s’ha fet un gran esforç per presentar el fet de l’anada a Amèrica com un gran esdeveniment. Se li diu descobriment, quan estava descobert i poblat de feia molt de temps, se li diu colonització en el sentit de modernitzar aquella gent i endinsar-los en una cultura més avançada, quan se’ls va destruir la seva cultura i varen retrocedir en tots els aspectes, se li diu evangelització, perquè a Espanya històricament s’han amagat darrera la creu com a demostració de la puresa dels seus actes. A ningú no se li ocorre dir-li espoliació, perquè no volen reconèixer el robatori que es va fer a la gent que poblava aquelles terres. Exactament el mateix que continuen fent amb els Països Catalans, Euskadi i Galícia. Vull demostrar que no és una opinió meva inventada. No tan sols existeix el llibre “Brevísima relación de la destrucción de las Indias” de Fray Bartolomé de las Casas, llibre que va dedicar al rei Felip, al II, el fill d’aquell que els historiadors espanyols diuen que en el seu imperi no es ponia el sol, sinó que també existeix l’opinió de molts altres llatinoamericans, Només en citaré una, que va publicar el text que transcriuré a continuació a 'El País', dia 12 d’octubre d’enguany. La seva autora és Sara Mediavilla Otero, que va escriure el següent:

“'Como descendiente del primer pueblo indígena que contactó con Colón y sufrió los embates del colonialismo en América, me preocupa que los demás pueblos hermanos hoy en día estén sufriendo. A pesar de que fue un momento histórico, sus repercusiones hoy en día son emuladas por gobiernos abusivos e inversionistas sin escrúpulos'. Son palabras de un miembro del pueblo indígena borikua taíno.

El 12 de octubre de 1492 la, para entonces, moribunda expedición de Cristóbal Colón, llegaba a una isla de las Bahamas llamada Guanahani por sus habitantes indígenas (los taínos), nombre que los conquistadores españoles ignoraron por completo para rebautizarla como SanSalvador. El genocidio más largo de la historia acababa de comenzar. Más de cinco siglos después, a la luz del 500 aniversario de la caída de Tenochtitlán, el 13 de agosto de este año, activistas indígenas zapatistas viajaron 47 días en barco desde México a España para realizar una 'conquista a la inversa'. En lugar de exigir la repatriación del oro incrustado en las iglesias europeas o exigir el perdón por los crímenes del colonialismo, el movimiento zapatista ha 'invadido Europa' pacíficamente para promover el diálogo y reafirmar su resistencia frente a las continuas amenazas del colonialismo y el capitalismo globales sobre los pueblos indígenas.

Pero ¿qué significan realmente estos últimos cinco siglos para los pueblos indígenas de América? La llegada de Colón al continente americano no es tanto el surgimiento de una Hispanidad (irreal e inventada) que a pocos representa y a la que demasiados se aferran, sino más bien el comienzo de una historia de exterminio por enfermedades importadas contra las que los pueblos indígenas no tenían inmunidad, y por la violencia, esclavitud, saqueo, robo de tierras y recursos que llega hasta nuestros días.

Se estima que solo hacia 1600, alrededor de un 90% de la población había muerto a causa de la llegada de los españoles al continente americano y, aun así, cada 12 de octubre, este hecho histórico se celebra en España envuelto por el aura gloriosa de la Hispanidad y ante el desconcierto de los pueblos indígenas, descendientes de los supervivientes y de una parte cada vez mayor de la población mundial.

Sin embargo, gracias a las voces de miles de pueblos indígenas y sus aliados, la celebración de este día está, cada vez más, en declive. Muchos países de Latinoamérica han optado por renombrar la festividad como el día de las culturas, de la resistencia indígena, de los pueblos originarios, de los pueblos indígenas o del descubrimiento de dos mundos. Y en algunos estados de Estados Unidos se ha optado por eliminar su celebración por completo. En España, el movimiento descolonizador se hace más fuerte cada 12 de octubre bajo el lema 'Nada que Celebrar' y la manifestación pacífica que tiene lugar en Madrid, a la vez que el despliegue militar de orgullo post-imperial, cuenta cada año con más adeptos.

'La llegada de Colón a América es también el comienzo de la resistencia de todos nuestros pueblos originarios a los que han querido erradicar del mundo saqueando, diezmando, asesinando, violando, indoctrinando, racializando y dividiendo con fronteras arbitrarias y nacionalismos tóxicos ficticios'. Son palabras de un miembro del pueblo nahua, en México.

Esta apología de la supremacía blanca no hace sino perpetuar un sistema colonial que pone en peligro la supervivencia de cientos de pueblos indígenas en la actualidad.Pero ¿qué se celebra exactamente en España? ¿El 'descubrimiento' de América o la llegada de otro europeo más a las costas de un continente ampliamente habitado? ¿La unión de culturas o la destrucción de miles de lenguas, tradiciones y cosmovisiones? ¿El concepto inventado de Hispanidad o el orgullo nacionalista por un pasado imperial?

Son estos y otros mitos, potenciados especialmente durante el franquismo, los que han configurado una leyenda rosa sobre la época colonial en América que ha calado profundamente en la sociedad española: la absurda comparativa sobre qué modelo colonizador fue el 'menos malo' (las numerosas muertes fruto de la esclavitud, trabajos forzados y masacres no son excusables bajo ninguna comparativa), la incapacidad de mirar al pasado con los ojos del presente (¿no es el concepto de Hispanidad una revisión histórica positiva de siglos de colonización?), que los españoles salvaron a muchos indígenas de los yugos imperialistas inca y azteca (de nuevo, siglos de violencia no son ninguna salvación) o que la cultura europea nutrió las culturas precolombinas (más bien destruyó cosmovisiones, conocimientos ancestrales y avances desconocidos hasta la época en Europa, a la par que productos americanos como la patata salvaron a Europa de las periódicas hambrunas de la Edad Media.

Esta apología de la supremacía blanca no hace sino perpetuar un sistema colonial que pone en peligro la supervivencia de cientos de pueblos indígenas en la actualidad. Para muchos, la llegada de Colón a América representa el comienzo de un genocidio que llega hasta nuestros días. En la ONG Survival International luchamos desde hace más de 50 años junto a los pueblos indígenas para que la historia no se siga repitiendo. Desafortunadamente, en la actualidad hay muchos ejemplos de esta perpetuación racista, colonial y genocida.

En Paraguay, los ayoreos no contactados viven en una huida constante, escapando de las excavadoras de los rancheros que destruyen sus tierras. En Brasil, el presidente Bolsonaro ha declarado la guerra a los pueblos indígenas no contactados. Si su gobierno no renueva las ordenanzas que protegen sus tierras de madereros, mineros y otros invasores, pueblos enteros podrían ser aniquilados. En Perú, mientras sus tierras no estén legalmente demarcadas y protegidas, los pueblos indígenas no contactados seguirán bajo la amenaza constante de las industrias extractivas y los invasores”.

L’article continua, però crec que ja és més que suficient per demostrar que el meu article de la setmana passada estava ben fonamentat, més si tenim en compte que Fra Bartolomé de las Casas era radical, en canvi Sara Mediavilla tracta el tema de manera moderada, però queda clar que Espanya genera un espoli, un dels principals comesos, però que encara continua ancorada en espolis diversos.

Comenta

* Camps obligatoris

COMENTARIS

Anterior
Pàgina 1 de 1
Siguiente
Per I tant, fa devers d'un mes

Claro que siempre habrá personas que pongan en duda lo que escribes. Nadie tiene el privilegio de la verdad absoluta.
Parece que nos empeñamos en volver al punto de partida. Vd. dice que no hay nada que celebrar, pues no celebre nada; pero dé libertad a los demás para que hagan lo que crean oportuno. ¿Tan difícil es?
Veo que a Vd. el idioma que tanto desprecia, le va francamente muy bien... cuando le interesa.
¿Que todo lo que transcribe es verdad o puede serlo?. Pues muy bien. Sin olvidar que en la mente del narrador puede haber, odios, envidias, rencores o venganzas desvirtuando la realidad. Y Vd., por ejemplo, tampoco se escapa a la hora de escribir de esto, aquello o lo de más allá.
Yo no creo ni dejo de creer. Estamos hablando de cinco siglos y no parece que ninguno de nosotros estuviéremos en el lugar pluma en mano.
Creo haber dicho en otra ocasión que todos los conquistadores hacen barbaridades.
Empezando por los que presuntamente tanto ama. Los bestias de 1.229.
Y Vd. calladito. No vayamos a fastidiarla.
Gracias

Valoració:0menosmas
Per genocidi mundialment reconegut, fa devers d'un mes

Quan algú celebra un genocidi, en aquest cas dut a terme mitjançant les armes, és que verament està ben tarat.

Valoració:4menosmas
Per Claro que sí, guapi, fa devers d'un mes

Cómo se siente uno después de ver que nadie lee tus truños?.
Es para un amigo.

Valoració:0menosmas
Anterior
Pàgina 1 de 1
Siguiente