algo de nubes
  • Màx: 17°
  • Mín: 11°
11°

El que queda d'«una, grande y libre»

Us he de confessar que creia enterrada la gloriosa Espanya de la intransigència. Vull dir l'Espanya espanyolitzadora, que és la pitjor que la història ens ha fet travessar; l'Espanya de l'integrisme que ens féu perdre dos segles d'història "pel cap prim!", enfangats en la incúria administrativa, la pobresa i el subdesenvolupament econòmics, i en la ignorància i la incultura més recalcitrants. En definitiva, aquella Espanya fracassada del XIX que, durant el curs de la centúria següent, hauria d'assolir la més ferotge i radical expressió en la idea imperial i autoritària, franquista i assimiladora a la uniformitat castellana.

Resulta que fa uns dies vaig tenir l'ensurt més esfereïdor dels últims temps, en obrir el darrer número d'una revista d'història "excel·lent i sòlida, vagi per dit", de la qual som subscriptor d'ençà del primer dia. A la secció de cartes dels lectors em va cridar l'atenció una missiva d'algú que signava Manuel Rosal Sánchez. Deia escriure d'Antequera (Màlaga), empès per un sentiment d'«indignación y vergüenza». Venia a compte d'un reportatge d'un número anterior en què la revista havia reconstruït l'episodi de la Pau d'Amiens per la qual la Corona espanyola, l'any 1802, havia recuperat la sobirania sobre l'illa de Menorca, tot finint el període de les dominacions estrangeres, especialment anglesa.

Per comentar la carta en qüestió, potser res no és tan nítid, tan contundent, com fer una literal transcripció dels paràgrafs claus, i ja em perdonareu que no els tradueixi, perquè, en aquest cas, la «salsa» és tan important com el «peix»: «[...] Está claro "diu de prompte l'individu" que en Menorca queda aún 'después de 200 años! un gran número de elementos arquitectónicos, escultóricos, lingüísticos y costumbristas que, aparte de ser un afrentoso y del todo innecesario recordatorio de aquellas décadas de ocupación enemiga, parece que han sembrado en el subconsciente colectivo de los menorquines la perniciosa idea de que el período de la invasión inglesa fue el mejor, el más feliz, el más próspero y el más humanitario que ha vivido la isla a lo largo de su vasta historia, y que por eso se trata de un lapso de tiempo que es allí rememorado con más nostalgia que aprensión. En ningún momento se dice si los menorquines han pasado estos dos siglos lamentando su reintegración a la soberanía española, pero es un pensamiento que asalta inevitablemente al lector después de leerlo. Cabe perfectamente la posibilidad de que esos pretendidos 'buenos viejos tiempos' no sean más que un mito inflado por la tendencia exageradora del pueblo llano y, aunque no fuese así, los menorquines deberían aceptar el hecho "como ciudadanos españoles que son" de que, por muy a gusto que se encontraran bajo el dominio de la casaca roja, a España siempre le cupo el deber y la responsabilidad históricos de recuperar ese territorio usurpado, de la misma manera que en la actualidad le cabe el mismo deber y responsabilidad con Gibraltar. Esa añoranza por lo inglés es la prueba de que la recuperación de un territorio arrebatado tiempo atrás por un enemigo puede ser completa sólo en las formas, pero no en el fondo, si las nuevas autoridades no llevan a cabo una profunda labor reeducadora de la población y de las jerarquías locales [potser volia dir sotmetre'l, com, en efecte, es féu?], tendente a hacerles entender que a partir de ese momento se encuentran en una situación política y social distinta [o sigui, que s'ha acabat el bròquil!] Esa dejadez por parte de los gobernantes españoles, unida a la crónica añoranza hacia lo inglés por parte de los lugareños, es lo que explica que aún persistan en la isla, de manera incomprensible y vergonzante [oh, demoníaca illa hipòcrita, d'adhesió espanyola en fals!], los símbolos de la ocupación (...) Deseo transmitir mi deseo de que el Gobierno español [apel·la, tal volta, al senyor Aznar, que hi estiueja?] tomase cartas en el asunto y retirase, reciclase o reconvirtiese toda esa simbología de ocupación que, además de su efecto nostálgico de una potencia extranjera y tradicionalmente enemistosa, hace que en nuestro país se pierda el recuerdo de que la isla fue recuperada mediante una acción militar en la que España ['olé y olé!] derrotó a Inglaterra, sentando un precedente histórico que sí debería ser recodado con alborozo». Per la transcripció d'aquesta mentalitat d'«una, grande y libre», us saluda aquest súbdit de l'Espanya imperial, un qualsevol suspecte menorquí.

Comenta

* Camps obligatoris

COMENTARIS

De moment no hi ha comentaris.