algo de nubes
  • Màx: 25°
  • Mín: 19°
19°

ARCA: «Cort no pot destruir patrimoni en contra del 85% de la ciutadania»

ARCA ha tornat a demanar aquest dissabte a l’Ajuntament de Palma que no esbuqui el monument de sa Feixina.

Arxiu

ARCA ha tornat a demanar aquest dissabte a l’Ajuntament de Palma que no esbuqui el monument de sa Feixina. L’entitat ha fet aquest reclam després que el diari ‘Ultima Hora’ hagi publicat una enquesta on s’assegura que el 85% dels palmesans estan en contra de destruir el monument.

«En política s’han de reconèixer els errors i rectificar. Rectificar seria una mostra de la grandesa de la política i de la capacitat democràtica de qui dirigeix Cort,  no una mostra de debilitat», ha assegurat l’entitat.

ARCA creu que és hora que el govern municipal accepti «l’error», fet que serà demostració del «triomf de la democràcia». «Diàleg, consens, participació real i capacitat de rectificació. I també el triomf del respecte pel patrimoni, fet al qual se varen comprometre», ha assegurat l’entitat.

Subscripció popular

Per part seva, els Padrins i Padrines Flautes de Mallorca ha proposat que la seva demolició sigui per subscripció popular i així «desapareixerà el tema econòmic com a motiu». «Proposem la creació d'un crowfunding per recaptar els fons necessaris per a la seva demolició. La compensació seria un quilo de pedra del monument per cada euro aportat, sent l'objectiu 200.000 euros. Com s'afirma que és un monument que ja no té simbologia, a la nostra associació els faria molta il·lusió el tenir en els nostres patis un bon tros de pedra perquè fos pixat pels nostres gossos», ha assegurat l’entitat.

Comenta

* Camps obligatoris

COMENTARIS

Anterior
Pàgina 1 de 9
Siguiente
Per anticatalufet, fa mes de 6 anys

Y vuelta a la burra al trigo, pero que cansinos son los catalinos...

Valoració:0menosmas
Per DEMOCRÂCIA, fa mes de 6 anys

Que facin una consulta com toca, demanant a tots els ciutadans i amb dues preguntes clares i segurament s´en duran una sorpresa de veure que no surt lo mateix que anant a demanar als partits polítics ( i tampoc m´ho crec massa que ho hagin fet).
També en hi ha bastants, que eren indiferents a si se tomava o mantenia, però que quan veren qui defensava la seva conservació, s´han passat al grup que demana l´esbucament, perquè la moguda els ha fet reflexionar.

Valoració:1menosmas
Per No al castellanisme corrupte i degenerat, fa mes de 6 anys

Es espanyolot i repressor
Fora de Mallorca
E 85% dels habitants de Palma no poden ser seguidors de una pandilla de criminals dsfraçatas de patriotes

Valoració:7menosmas
Per Sa Feixina neta i IB3 en català!, fa mes de 6 anys

29-3-2016, 22h 43': monument de Sa Feixina dret i pel·lícula en foraster a IB3. Encara!

Valoració:1menosmas
Per Salvador, fa mes de 6 anys

Lo que les pasa a los partidarios de la demolición es que no tienen en cuenta de que lo del monolito forma parte del contexto total de la Guerra Civil, en el cual un ejército venció y otro fue derrotado, aunque en realidad todos los españoles perdimos y muy especialmente los que participaron en las acciones bélicas y sus familiares. Por ello hay mucha gente de izquierdas que también desea la conservación del monolito así , tal y como lo dejó el equipo de Aina Calvo, a quien agradezco desde aquí su grandeza de miras.

Valoració:1menosmas
Per Salvador, fa mes de 6 anys

El golpe de estado de julio de 1936, pese a su clara violación de la legalidad, no era en sus inicios ni un intento para eliminar la república como forma de estado ni necesariamente la abolición de su régimen constitucional para recuperar la monarquía, ni tampoco un intento directo o inmediato para destruir el sistema democrático e instaurar una dictadura o un régimen fascista. Esto es debido a que en sus inicios estaba soportado por elementos muy heterogéneos, que lo único que tenían en común sencillamente era su descontento hacia el gobierno de Frente Popular, al que responsabilizaban de todos los males del país. Son partidarios de esta sublevación eran los siguientes:
El ejército, que había sido víctima de desmovilizaciones y polémicas reformas implantadas por Manuel Azaña (que entonces había sido ministro de defensa), con el pretexto de “recortar gastos”, acciones que daban a muchos a entender que el problemático ejército pronto sería abolido o politizado para servir de instrumento del gobierno y no del régimen constitucional (cierre de la academia militar de Zaragoza).
Así mismo los sucesos de 1934 pesaban sobre los mandos militares, que habían servido en el restablecimiento del orden bajo directrices del Segundo Bienio de la República, contra las formaciones que ahora ocupaban el puesto de gobierno. Sin duda el ejército estaba muy en descontento con el gobierno por estos y otros motivos.
Después de la experiencia de la Sanjurjada, la decisión de Manuel Azaña de alejar a los generales “menos simpatizantes” con el gobierno a destinos apartados de los centros del poder, no hizo sino incrementar las sospechas que muchos mandos del ejército indecisos tenían hacia el gobierno, y por ende agravar el problema. El general Goded fue mandado a Baleares y el general Franco a Canarias, perdiendo este último la jefatura del estado mayor.
Por último hay que decir que el ejército era considerado ya desde el siglo XIX un elemento para garantizar la estabilidad ante cualquier abuso de poder y autoridad por parte del gobierno o la jefatura del estado, por lo que muchos militares opinaban que la realización de un golpe militar estaba justificada al tratarse de las circunstancias mencionadas.
La Iglesia también había sido otro de los grandes perjudicados tanto por los ataques anticlericales de primavera de 1936, como por las reformas de Azaña mencionadas, principalmente en el Primer Gobierno de la República, y retomadas durante el gobierno del Frente Popular en 1936. Un hecho dramático fue la expulsión de los Jesuitas y otras congregaciones caritativas, que dejaron desprovistos de ayuda a la población más necesitada, y que nada tenían que ver con el núcleo más conservador de la Iglesia Española.
La derecha liberal buscaba el revanchismo hacia los partidos izquierdistas que con tan poco margen les habían negado los resultados correspondidos en las urnas.
Sectores de la derecha monárquica más moderada sí querían el regreso a la monarquía constitucional, pero siempre como marco de un sistema democrático.
Estaba también la falange con su ideología “parafascista” de influencia italiana y que fue la responsable de buena parte de los atentados acontecidos desde febrero, y que había ganado muchos adeptos tras su reciente ilegalización.
El sector duro tradicionalista quería una monarquía con más poderes, apoyada sobre la base de las tradiciones, el patriotismo, y el fervor religioso.
Ninguno de ellos habría triunfado en una sublevación por su cuenta de no haber aceptado una discrepante y curiosa alianza con sus “rivales menores” en las urnas contra el actual gobierno.
Hubo infinidad de golpes de estado a lo largo de la historia mundial (y por supuesto, española) para derrocar gobiernos legalmente constituidos, en los que a menudo los sublevados se justificaban alegando que el gobierno estaba implantando o había implantado políticas autoritarias y represivas hacia la oposición (y al pueblo) hasta el punto de ser imposible toda negociación.
El levantamiento fue bien visto por parte de un buen número de estados, algunos de ellos democráticos, y no solo los firmantes totalitarios el pacto antikomintern.
Polonia, que había padecido en carne propia la invasión bolchevique en la guerra de 1919 no hizo sino aplaudir públicamente la revuelta, pese a la reciente muerte de su líder Pilsudki en 1935.
La burguesía británica también vio este golpe de estado como “una oportunidad para ponerles freno a los comunistas en Europa”.El “Estado Nuevo” portugués del régimen de Salazar también vio con gran preocupación el auge de una coalición izquierdista en el estado vecino, por lo que la sublevación aquí no fue menos elogiada.
Incluso la China del Kuomintang  de Chiang Kai Shek o los rusos blancos exiliados celebraron esta iniciativa golpista.
El 20 de julio de 1936, muere en Estoril, Portugal, el general Sanjurjo tras estrellarse con el avión que debía devolverle de su exilio a España, para ponerse al frente de la sublevación.
Sanjurjo  era el personaje considerado más adecuado y apto para moderar entre las facciones sublevadas. El vacío de poder dejado por su muerte fue aprovechado por unareducida camarilla de generales dentro de la dividida jefatura rebelde.
El general Franco, que durante todo el periodo de la República había estado indeciso y ambiguo, se dedicó a jugar todo el tiempo a dos bandas, entablando contactos con los conspiradores pero sin adherirse plenamente a ellos. Para Franco, comprometerse con la sublevación era correr Hubo infinidad de golpes de estado a lo largo de la historia mundial (y por supuesto, española) para derrocar gobiernos legalmente constituidos, en los que a menudo los sublevados se justificaban alegando que el gobierno estaba implantando o había implantado políticas autoritarias y represivas hacia la oposición (y al pueblo) hasta el punto de ser imposible toda negociacióndemasiados riesgos. Esta “prudencia” (hábilmente omitida por los biógrafos personales de Franco durante su régimen) crispó los ánimos del general Mola, coordinador de la rebelión, que estaba realizando increíbles esfuerzos negociadores para llevarlo a cabo a nivel nacional durandemasiados riesgos. Esta “prudencia” (hábilmente omitida por los biógrafos personales de Franco durante su régimen) crispó los ánimos del general Mola, coordinador de la rebelión, que estaba realizando increíbles esfuerzos negociadores para llevarlo a cabo a nivel nacional durante los últimos meses.
Los coqueteos políticos de Franco le ganaron el apodo de “miss Islas Canarias 1936” por parte de Mola y sus oficiales descontentos de Pamplona.El 23 de junio Franco mandó una tremendamente ambigua carta al presidente ejecutivo Casares Quiroga en la que le advertía del descontento del ejército y le prometía a cambio de que “le diera el mando”, el compromiso de actuar contra los posibles cabecillas. De ese modo, el oportunista general se cubría las espaldas en caso de que el golpe saliera mal, y aparentaba completa lealtad al gobierno de Frente Popular.
Hizo falta un compromiso expreso de Mola de proporcionarle un avión desde Canarias a Marruecos al astuto y escurridizo Franco para que este se viera de una vez por todas más inclinado a la sublevación. Y con todo, el general no se sumó hasta el último momento, enviándole un mensaje a Mola, que ya en principio no contaba con él. La muerte del general Mola en un accidente de aviación en 1937, no hizo sino acrecentar la influencia de Franco para consolidarse rápida y abruptamente entre los sublevados.
El general Franco creó un régimen totalitario basado en el culto a su propia persona, como caudillo de la “Nueva España”, y bajo la tapadera de un régimen nacional-católico o una “monarquía sin rey”,  manipulando a su gusto y antojo al ejército, la Iglesia y el partido vertical falangista-tradicionalista (bajo la unión forzosa de ambas formaciones).Es por ello que se encuentra el término “Franquismo” totalmente acertado, tanto para definir el tipo de ideología totalitaria impartida, como para clasificar el largo periodo de 40 años ocupado por esta dictadura.

Valoració:1menosmas
Per Fora el monument sencer, fa mes de 6 anys

No afluixem: fora el monument. Tot, sencer; ja que qualsevol part que en quedàs representaria, sempre, l'espanyolisme imperial i franquista i, per tant, la seva presència és una humiliació constant i actual del nostre poble.

Valoració:5menosmas
Per For símbols franquistes, fa mes de 6 anys

Els soldats i la creu, fan que no hagi perdut el sentit que se li va donar quan el varen construir. Si no quedàs altre remei que deixar-lo, s´haurien de llevar tots aquests símbols franquistes, testimoni d´una política que va fer molt de mal a molta gent.

Valoració:6menosmas
Per For símbols franquistes, fa mes de 6 anys

Els soldats i la creu, fan que no hagi perdut el sentit que se li va donar quan el varen construir. Si no quedàs altre remei que deixar-lo, s´haurien de llevar tots aquests símbols franquistes, testimoni d´una política que va fer molt de mal a molta gent.

Valoració:6menosmas
Per Una idea, fa mes de 6 anys

Enlloc de tomar-lo tot, que se tomi uns metres de la part superior i que se faci una muntanyeta o una piràmide o una torre o qualsevol altra construcció, que tapi els relleus, dels soldats, la creu i l´altar, amb les pròpies pedres del monument. Sortirà més barat i no podrien dir que l´han tomat, ja que només s´hauria reciclat en una altra forma.
Un túmul coronat per un sol, una estrella, un lluna, una campana o qualsevol altre figura guapa i neta de política i sobre tot de Franquisme, seria la solució més econòmica.

Valoració:-6menosmas
Anterior
Pàgina 1 de 9
Siguiente