cielo claro
  • Màx: 12°
  • Mín:
10°

L'Assemblea Sobiranista de Mallorca i l'Assemblea Nacional Catalana, amb la Diada del País Valencià

Els representants de les tres entitats.

ASM

L'Assemblea Sobiranista de Mallorca i l'Assemblea Nacional Catalana han participat aquest dissabte en els actes que s’han celebrat a València per commemorar la diada del 25 d’abril. Totes dues delegacions han acompanyat la Plataforma pel Dret a Decidir del País València.

Entre les activitats previstes hi havia la visita a l'emblemàtic barri del Cabanyal, «símbol de la resistència popular, veïnal i ciutadana contra les polítiques neoliberals, destructores i corruptes del PP».

Posteriorment totes tres delegacions han compartit un dinar de germanor, abans d’encaminar-se per participar a la manifestació convocada a la plaça de Sant Agustí, on han portat conjuntament una gran pancarta a favor del Dret a Decidir.

Posteriorment també han participat en l’homenatge a València organitzat per ACPV a la plaça de bous.

Comenta

* Camps obligatoris

COMENTARIS

Anterior
Pàgina 1 de 4
Siguiente
Per "Castella mos roba", fa mes de 6 anys

A Salvatore.

Carles I no fou rei de Castella, ho era la seva mare Juana.
Carlos I era comte de Barcelona i dels seus territoris (aka corona de Aragó).
Per els italians de aquella època "els espanyols" eren els súbdits del comte de Barcelona. Els castellans eren poc coneguts i crec que un italià corrent sabés que en Ferran presumia de esser rei de Espanya, cosa que no existia.

Valoració:1menosmas
Per Mallorquina, fa mes de 6 anys

Balears, valencians, i catalans, sempre agermanats contra es feixisme espetañyolista.

Valoració:2menosmas
Per Mallorquí, fa mes de 6 anys

Balears, valencians, i aragonesos, sempre agermanats contra es feixisme pancatalanista.

Valoració:-2menosmas
Per Salvador, fa mes de 6 anys

A ver,Sr.Maciá : Ya lo han explicado más abajo de un modo bastante completo y exacto: Cataluña y Baleares forman parte de España desde 1479, con el matrimonio de isabel I de Castilla con Fernando II de Aragón (luego también Fernando V de Castilla). Fue una cuestión dinástica, pero estábamos en el siglo XV y eso funcionaba así. Una hija de los Reyes Católicos (Juana la Loca) se casó con Felipe el Hermoso , de la casa de Austria y el hijo de ese matrimonio fue Carlos I de España y V de Alemania. Lo de las instituciones estamentales de aquellos tiempos es algo ya muy conocido. Tras la casa de Austria, con el testamento de Carlos II, llegó la casa de Borbón y finalmente, llegó en 1812 la primera CONSTITUCIÓN ESPAÑOLA (Cataluña y Baleares,por supuesto, están incluídas). Hay que dejar de lado los delirios antihistóricos. Es lo que hay.

Valoració:-1menosmas
Per Macià, fa mes de 6 anys

A veura. Catalunya, i de rebot Balears formen part d´Espanya des del segle XV, per una qüestió molt sencilla. El matrimoni entre el Rei d´Aragó Ferran el Catòlic i la castellana Isabel la Catòlic. Això és l´unic motiu, un matrimoni de conveniència, per tant això de CATALUÑA ES ESPAÑA, ho és únicamen per lo que he dit abans.
A i això de que a Catalunya li ha anat molt be a Espanya, jo personalment que que és el enrevés. Que seria avui Espanya sense Catalunya.
Catalunya va ser el rebost d´Espanya durant la postguerra, andalusos, estremenys, castellans, gallegs, murcians... varen sortir de la fam gracies a Catalunya, i be, així els ho pagam

Valoració:1menosmas
Per Jordi Pujol, fa mes de 6 anys

CATALUÑA ES ESPAÑA & ESPAÑA ES CATALUÑA

A Cataluña le ha ido muy bien en España. Los beneficios de esa integración política y social están fuera de toda sospecha, pese a los esfuerzos historiográficos del independentismo. Sin embargo, un porcentaje elevado de la población catalana está descontento, hasta el punto de que entiende la separación del resto de España como una oportunidad. ¿Por qué? Cuatro profesores han tratado de responder a esta pregunta huyendo del debate emocional tan del gusto del nacionalismo.

En «Cataluña en España. Historia y mito» (Gadir), Gabriel Tortella, José Luis García Ruiz, Clara Eugenia Núñez y Gloria Quiroga han estudiado los hechos de esta historia en común para desmontar esa interpretación mítica de una Cataluña «unánime y de una sola pieza que es protagonista de una historia en blanco y negro, de buenos y malos, de víctimas y verdugos». Un relato «falso» difundido por tierra, mar y aire para construir una verdad ad hoc y repetirla una y mil veces. La obcecación separatista es tal que ha llegado a incurrir en «extraños fenómenos historiográficos», como cambiar la numeración de los Reyes de Aragón en favor de los que habrían tenido si solo hubieran sido Condes de Barcelona.

En la obra, que cuenta con 538 páginas de lectura fluida, los autores no evitan ningún debate y señalan las causas y los responsables con adjetivos, nombres y apellidos. Pero, ojo, no todo es culpa del independentismo. En el lado no nacionalista los profesores detectan esencialmente dos problemas. Uno afecta al conjunto de España: el fracaso sistemático y continuado del sistema educativo desde el siglo XIX; el otro, al conjunto de los españoles: el «injustificable desconocimiento» que hay en el resto del país (salvo en algunas élites culturales muy minoritarias) de la historia y la cultura catalanas.

A continuación se rescatan distintos hechos históricos que anulan el discurso independentista, así como algunos de los mitos que desde la historiografía catalanista se tratan de imponer:

Hechos históricos
Cataluña es solo uno más de la gran variedad de reinos y señoríos que acabaron conformando España. El caso catalán no es único, ni mucho menos. Este proceso tuvo mucho en común con la formación de otros grandes reinos europeos, como Francia y Gran Bretaña.

Cataluña es España desde 1479. En 1515 Maquiavelo llamó repetidamente a Fernando el Católico re i Spagna, «Rey de España». No lo llama Rey de Castilla o de Aragón, sino Rey de España, como a sus tropas y súbditos los llama «los españoles».

Antes que Cataluña se llamó Marca Hispánica, es decir, «frontera española», perteneciente al Imperio Carolingio.

Su periodo de grandeza medieval tuvo lugar cuando era parte de la Corona de Aragón. Aproximadamente desde el reinado de Jaime I hasta el de Pedro IV, es decir, desde mediados del siglo XIII hasta mediados-finales del siglo XIV. En esa época de expansión llegó a reconquistar Valencia y Mallorca y a fundar el imperio mediterráneo, y eso le permitió, durante unas décadas, contar con colonias en el imperio bizantino, los ducados de Atenas y Neopatria.

Creció económicamente dentro de España. A partir de la tercera década del siglo XVIII Cataluña emprendió una senda de crecimiento que, con sus inevitables altibajos e interrupciones, ha durado hasta nuestros días. Para Cataluña fueron vitales la profunda renovación que siguió a la Guerra de Sucesión, cuando los decretos de Nueva Planta eliminaron los fueros y privilegios medievales que aún subsistían y establecieron un sistema fiscal moderno y equitativo, un mejor acceso al mercado peninsular y americano y la decidida protección de la industria algodonera por parte de la Corona española. En consecuencia, Cataluña se convirtió en «la fábrica de España», la adelantada de la economía española, situación que perduró hasta la segunda mitad del siglo XX, cuando la inevitable convergencia del resto de España la situó en un lugar destacado pero no ya singular en el conjunto nacional.

Nunca ha sido una nación, como tampoco lo ha sido Castilla, ni ninguna de las regiones que componen España. No ha empezado a hablarse de la nación catalana en el sentido moderno hasta muy a finales del siglo XIX y, más precisamente, hasta principios del XX.

El manifiesto fundacional del catalanismo es «La nacionalitat catalana», de Enric Prat de la Riba. Para los autores se trata de «un arrebato de inspiración» que «decide borrar cuatro siglos de historia y convertir España en una no-nación, en un Estado basándose en una introducción históricamente nebulosa y en una definición esencialista de la nación».

Grandes mentiras
«Cataluña en España» es un libro escrito sobre el análisis histórico y desde un espíritu crítico. Por eso los autores reprochan la «pasividad irresponsable» de los gobiernos de la democracia española, que «han tolerado las continuas violaciones de la legalidad vigente perpetradas por los nacionalistas catalanes, repetidamente denunciadas por los catalanes no nacionalistas y condenadas infructuosamente por los tribunales».

En su opinión, esa actitud «de simpatía» hacia los nacionalistas periféricos se reflejó en la legislación y en la Constitución. Asimismo, consideran que desde la llegada de Jordi Pujol el Gobierno catalán «ha llevado a cabo una labor de adoctrinamiento de la población y de represión y hostigamiento de los no nacionalistas, que no podía sino surtir sus efectos». Una versión «deformada y victimista» de la historia, repleta de falsedades, como las siguientes, que a continuación son desmontadas con los argumentos de los historiadores.

En 1714 se aplastó a una nación catalana que luchaba por su independencia. Esta idea no concuerda con el hecho de que aquella resistencia heroica no volviera apenas a ser recordada, salvo en muy contadas ocasiones, hasta finales del siglo XIX.

Se sometió a Cataluña a un expolio sistemático y de larga duración. El concepto del expolio casa muy mal con el impresionante despegue económico del Principado desde que fue sometido a esa supuesta «opresión».

El catalán ha sido una lengua sistemáticamente perseguida en España. Su renacimiento desde mediados del siglo XIX y su desaparición en Francia desmienten esta teoría.

Los catalanes apenas han tenido acceso a las palancas de poder en España. A Cataluña le ha ido muy bien cuando ha tenido un papel relevante en el Gobierno de España, como sucedió en muchos momentos durante el siglo XIX y el XX. Algunos de los ejemplos más señalados son Prim, Figuerola o Cambó. Eso sí, a personalidades de esa talla la historiografía nacionalista no les tiene ninguna simpatía.

La miseria de los campesinos fue un freno al desarrollo a la industria catalana. Más bien al contrario. Por ejemplo, durante la dictadura de Franco Cataluña se convirtió en la principal región receptora de inmigrantes, principalmente de Andalucía, Murcia y Extremadura. «Fue entonces -recuerdan los autores- cuando surgió el término “charnego” para referirse con desprecio a los matrimonios mixtos».

El franquismo persiguió con especial saña a Cataluña. Al finalizar la Guerra Civil la ley se cumplió sin excepciones en Cataluña, «donde se practicaron procesos de depuración propios de un régimen totalitario». Sin embargo, precisan los autores, «no mejor suerte corrieron otras regiones españolas, y particularmente Madrid».

El franquismo prohibió siempre el uso del catalán. A partir de 1939 la represión alcanzó de lleno a la cultura catalana y el uso público del catalán quedó prohibido. Sin embargo, a partir de 1951 «se normalizó la situación» y hubo una «verdadera explosión editorial» en catalán: 96 libros en 1954 y 183 en 1960, siempre, como en el resto de España, sometidos a la censura previa. Eso sí, el catalán siempre quedó fuera de las instituciones. Finalmente, los profesores Tortella, García Ruiz, Núñez y Quiroga advierten de la existencia en Cataluña de «una vaga frustración, y unos celos violentos por no ser el centro de España y porque el idioma catalán tenga un relieve insignificante comparado con el castellano».

¿Por qué surgió el nacionalismo?

El sentimiento nacionalista en Cataluña como realidad independiente, o al menos distinta, de España no ha existido siempre. Fue a finales del siglo XIX y comienzos del XX. En 1906 Enric Prat de la Riba publicó «La nacionalitat catalana», libro que se considera el manifiesto fundacional del catalanismo. Pero ¿cuáles son los motivos por los que caló ese sentimiento? Estos son los cuatro factores fundamentales señalados en «Cataluña en España, historia y mito»:

1) El desfase entre la renta catalana y la de España en su conjunto fue creciendo a lo largo del siglo XIX y alcanzó su punto máximo en 1930.

2) El Desastre de 1898: la burguesía catalana sintió que el resto de España le había fallado al ser derrotada en la guerra con los Estados Unidos y verse obligada a prescindir de los mercados de las «ricas comarcas» ultramarinas, que tantos beneficios habían rendido a los industriales catalanes. Creció en Cataluña la opinión de que la culpa del desastre era enteramente del resto de España y de los gobiernos de Madrid, sin querer reconocer el grado de complicidad y connivencia, e incluso protagonismo, de los intereses catalanes en esa política y en ese fracaso.

3) La llegada de importantes oleadas de población inmigrante desde el resto de España al albur del crecimiento económico catalán en el primer tercio del XX dio lugar a sentimientos xenófobos, incluso con ribetes de racismo, propiciados por el temor a ver desaparecer o debilitarse el idioma catalán y otros rasgos de catalanidad.

4) La propia debilidad del nacionalismo español, cuya causa principal es el fracaso del sistema educativo durante el siglo XIX, gran parte del XX y lo que va del XXI. La ineficacia del Estado español dejó una parte sustancial de la educación primaria y secundaria en manos de una Iglesia mayoritariamente ultramontana, que distaba mucho de ofrecer una visión positiva de la historia del propio siglo XIX, ya que reflejaba una progresión, lentísima pero indudable, hacia el Estado liberal, y un alejamiento gradual del absolutismo. Tampoco el Ejército español contribuyó adecuadamente al desempeño de esta labor cívica. Es comprensible que este vacío en la diseminación del nacionalismo español lo llenaran los nacionalismos o provincialismos locales.

Valoració:0menosmas
Per FONER - tambe pens lo mateix, fa mes de 6 anys

Per es nazzispancas. Balears i mallorquins renegats traiïdors se sa Seva Terra .. Sou cuatre rates i mai sereu més de cuatre .. Ets Balears de bon de veres sempre serem mayoria i això ... fot molt i picaaaaaaa

http://www.youtube.com/watch?v=Qgl9Xyop0vE

Mallorquins i Balears sempre.. , és pancatalanisme = manipulació de sa Nostra Història i lladronassos de Sa Nostra Cultura ... donau vomitara sou escoria ...

Valoració:0menosmas
Per fdpcatarruix, fa mes de 6 anys

Per es nazzispancas. Balears i mallorquins renegats traiïdors se sa Seva Terra .. Sou cuatre rates i mai sereu més de cuatre .. Ets Balears de bon de veres sempre serem mayoria i això ... fot molt i picaaaaaaa

http://www.youtube.com/watch?v=Qgl9Xyop0vE

Mallorquins i Balears sempre.. , és pancatalanisme = manipulació de sa Nostra Història i lladronassos de Sa Nostra Cultura ... donau vomitara soy escoria ...

Valoració:0menosmas
Per Alerta!, fa mes de 6 anys

Pancateto, tu mateix te descobreixes. Però alerta amb els nazis, perquè no just mataren jueus i comunistes, sinó que com que practicaven la eugenèssia, també se carregaven els beneits.

Valoració:2menosmas
Per @de Sineu a Madriz, fa mes de 6 anys

De Sineu a no sé on putes, si tan enamorat estàs des Regne de Mallorca, què putes esperes a reclamar an es teus estimats espanyols que li tornin s'independència que li robaren per sa força de ses armes es teus estimats borbons invasors forasters l'anuy 1715?
Meam si tens collonets de reclamar una Mallorca independent com jo sí que reclam!
VISCA MALLORCA LLIURE DE SA COLONITZACIÓ FORASTERA ESPANYOLA!

Valoració:1menosmas
Anterior
Pàgina 1 de 4
Siguiente