cielo claro
  • Màx: 23°
  • Mín: 22°
21°

La felicitació

Oiga ¿Pasqual? ¿Eres Pasqual...? Soy Felipe. Oye Pasqual, enhorabuena por el exitazo. ¿Que Yordi dice que lleva seis convocatorias ganando? Pues fíjate, nosotros llevamos otras tantas siendo segundos. O sea, que somos como Poulidor. Ahí es nada, un éxito tan tuyo como nuestro. Y absolutamente oportuno. Si nos meten a Pepe y a Rafael en la chirla, los compañeros necesitarán de alguien que les levante la moral. Y ese alguien eres tú, Pasqual. Los socialistas hemos de trocar las cañas en lanzas y las derrotas en victorias. O sea, hemos de aprender de Felipe II que fue capaz de presentarnos el hundimiento de La Invencible como una gran victoria. O de Matías Prats, que nos convenció de que Zarra nos daba el Mundial en Maracaná y luego acabamos cuartos. Parece, Pasqual, que les hubieras dado dos copas de más a tus seguidores. Saben, por el AVUI, que Puxol tiene mayoría parlamentaria, pero dicen que el President eres tu. 'Magnífico! Pasqual, eres un encantador de serpientes. Yo, de ti, probaba las dotes que Dios te ha dado en el Banco de España. Te vas al cajero y le dices, así, con la mayor naturalidad: el cajero soy yo. E igual, con la misma naturalidad, el cajero verdadero se lo cree y te da las llaves de la caja fuerte. Y tú, ya sabes, repartes entre las ONG, que el mundo es una pura necesidad. Si tuviera tus facultades, te aseguro, Pasqual, que para las generales de marzo mando a Almunia a contar los vellones de un rebaño entero de ovejas, a ver si no molesta, y yo encabezo la lista. Ten en cuenta que cuando se produce una votación tan ajustada, gobierna el más listo. Sí, Pasqual, a mí Yordi no me hubiera ganado la partida como te la ha ganado a ti. A Yordi no se le pueden dar ventajas. Y tu, en vez de perder el tiempo diciendo aquello de dedico el triunfo a mis papás, tenías que instalarte en el palau de Sant Jaume con tu señora y tus hijos. Y de ahí ya no te mueve nadie. Si a mí me pasara una cosa parecida a la que te ha pasado a ti, les diría a Pepe o a Rafael que me prestaran una ganzúa para abrir las puertas de Moncloa y ya podría Aznar golpear las aldabas, que no le iba a abrir ni así cayeran del cielo jarras de agua hirviendo. ¿Te he dicho que a Pepe me lo quieren trincar? Y a Rafael. Y a Julián. A lo más florido de Interior, coño, Pasqual, que la reacción ha abierto un proceso en toda regla a la democracia. El funcionariado se merece un mayor respeto. Si seguimos así, perdiendo compañeros en este o en aquel juicio, hasta los bedeles del ministerio exigirán un plus por actividad peligrosa. En fin, Pasqual, vayamos a lo nuestro. Has ganado, compañero, pero reconocerás que algo de mérito mío hay en tu victoria. Yo les dije a los emigrantes en Catalunya que votando a Maragall votaban a España. Y la frase me salió tan bordada como un mantón de Manila. Mi Carmen me ha dicho, y mi Carmen sabe mucho, que sólo es comparable a la que soltó el alcalde de Móstoles y que dice aquello de la patria está en peligro, españoles acudid a salvarla. Al recordarla me emociono. Hay frases que son como el redoblar del tambor del Bruc. O sea, que entran por el oído y golpean el cerebro de manera intensa y machacona. Mira, a cuenta del favor que me debes, tú me tienes que prestar al compañero Iceta para la campaña de marzo. 'Cómo te lo montaste, tío! El compañero Iceta se confiesa homosexual y luego tú pasas la bandeja para recoger los votos de los que simpatizan con él. Hoy por hoy, llevar a Iceta en una candidatura es más rentable que exhibir a la mujer barbuda. 'Y yo sin saber que en el partido teníamos semejante joya! Pero, claro, ¿cómo iba a saberlo si Narcís y Pepe Borrell la custodiaban bajo siete llaves? Pasqual, lo de ganarte la confianza de los gays ha sido una ocurrencia magistral, que no se le hubiera ocurrido a Julián Besteiro, por ejemplo. Claro que don Julián murió en la cárcel y más pobre que las ratas. Y nosotros, pobres al menos, no vamos a morir. Dicen que en España ya hay tres millones de gays, así que echa las cuentas: por mal que te vengan dadas las próximas elecciones, sus votos han de garantizarte la alcaldía de Sitges. O sea, que esta gente es el pan futuro de los tuyos, Pasqual. Y de los nuestros. Ya le he dicho a Almunia que para la campaña de marzo decolore todas nuestras banderas. Se acabó el rojo. Nada de trapos rojos, todos de color rosa. ¿Que si hay algún superviviente de Surennes que nos lo recrimina? Se le dice que se han desteñido por el uso. Bien pudiera ser, Pasqual. Llevamos cien años de honradez. Cien años que nuestras banderas ondean a los cuatro vientos.

COMENTARIS

De moment no hi ha comentaris.

Comenta

* Camps obligatoris