lluvia ligera
  • Màx: 21°
  • Mín: 20°
19°

Des de l'Argentina al senyor Mato

Querido señor Mato: Gracias por informarnos, a los mallorquinos de este otro lado de la patria, de que ahora asesora sabiamente al Rey Pardalassa. Yo, y conmigo toda la colonia de mallorquinos en Argentina, sentimos muy de veras que nuestro ilusionante presidente señor Matas haya decidido dejar el gobierno para piscoanalizarse a fondo. Sin embargo le comprendemos. Con un ejercicio de sinceridad absoluta, igual descubre que esta vena filológica que brotaba impetuosa de su noble corazón se debe a que porta genes de don Pompeyo Fabra y entonces, si da rienda suelta a sus tendencias, habremos perdido un político chulísimo para ganar un sabio de la palabra. De todas formas ¿por qué no le ha substituido en las responsabilidades de gobierno doña Rosita, en vez del Rey Pardalassa? La señora Rosa nos hizo llegar a Rosario, Córdoba y Buenos Aires, los mejores frutos de esta tierra bendita de nuestra procedencia, tales como la ensaimada azucaradita, los vídeos de Norma Duval y las sobrasadas de gorrino. Precisamente nos ha sorprendido que usted nos haya obsequiado con una pierna de tigre condimentada con crema de cacahuete. No sabíamos que en la bella patria de los viejos criaran las especies más fieras de la fauna africana. Siempre habíamos oído explicar a nuestros viejos que Mallorca es una tierra dulce, en donde los pastores se pasan el día tocando la flauta, mientras las payesitas les preparan un cafelito debajo de los almendros en flor. Por esto nos ha sorprendido la foto que nos envía del nuevo presidente, el Rey Pardalassa, porque va vestido como los micos del ejército, con tantas medallas en el pecho, que a la próxima que le concedan ya no sabrán dónde colocársela. Y lo expreso sin ánimo de faltarle, claro. He llevado las demás fotos, las del poblado de Kakapís, al Centro Regional Mallorquino, y todos los socios han mostrado su sorpresa por sus orígenes. ¿Está seguro usted de que estas cabañas con estos negros en taparrabos se hallan a un kilómetro escaso de mi Sencelles añorada y querida? Si usted dice que, a partir de ahora, todos los sencellenses de Buenos Aires hemos de votar en Kakapís, lo haremos, entiéndame, porque lo que queremos es hacer grande y próspera esta bonita cuna de nuestros viejos. No obstante, señor Mato, entre usted y yo y sin que se entere nadie de lo que platicamos, le diré que entre los socios del club ha cundido un cierto desasosiego, porque ignoraban que, hoy en día, sus parientes mallorquinos vistieran taparrabos. Y, sobre todo, que el color de su piel fuera diferente al de ellos. Yo mismo me asombré y se lo he dicho al psiquiatra, el licenciado Varela. Le he dicho, mire usted licenciado Varela: ¿Cómo es posible que el padre de mi viejo, Jaime Crespí Vallori, fuera mismamente como los jornaleros de Luisiana? A las gentes del club les he recomendado que pasaran de buscarle trascendencia a las fotos, pues igual fueron tomadas en día de playa. Algo más difícil, señor Mato, me resultó convencerles de que las lanzas que empuñan los varones son para dar caza al conejo o a la liebre. Me decían: estos morenos van a la guerra. Y yo les he replicado que no. ¿Cómo van a ir a la guerra si Mallorca es la patria de la hospitalidad? Cuando la pisa un alemán, las doncellas dejan sus guisos en el fuego, improvisan una danza y luego le obsequian ensaimada allí mismo, en el aeropuerto. Así que les he tranquilizado. Aunque la verdad sea dicha, señor Mato, usted me pone los deberes muy difíciles. Yo mismo no he podido distinguir, en ninguna de las fotos, a mi prima Catalina ni al tío segundo Matías. Quizás es porque nunca les he visto en taparrabos, no sé. De todas formas, ya sabe usted que no habrá problema a la hora de votar en el distrito que usted nos asigne. Al fin y al cabo, si el poblado de Kakapís se halla a cinco minutos en guagua de Sencelles, sencellenses y kakapinenses vivimos bajo el mismo techo. Esperamos sus noticias. Atentamente, el cholo Crespí, presidente del Círculo Mallorquino del Plata.

COMENTARIS

De moment no hi ha comentaris.

Comenta

* Camps obligatoris