algo de nubes
  • Màx: 17°
  • Mín: 16°
17°

Carta formenterenca

Caro presidente de los mallorquinos: ja he sabut que los americanos no vos hem pogut portar a la victòria, pero confiam en vós para otros enfrentamientos, pues tenéis alma de Simón Bolívar. Les darreres sobrassades que ens enviáreu al Centro Balear, se consumieron tantito así llegaron. Aumentan a diario los descendientes de mallorquinos que quieren asociarse para degustar los productos del gorrino o la rica ensaimada, que els permeten una evocació sentimental del món dels seus padrins. Mai a l'Argentina hi havia hagut un sentiment de mallorquinitat tan profund com el que hi ha ara, perquè fins i tot els indis Guarupucú ja se senten formenterencs. Jo també, és clar. Jo pensava que Francinaina, la vieja de mi madre, era de Artà, y de Artà sin más, pero el vate Segura me ilustró respecto a que Artà se halla a mano izquierda, saliendo de Formentera. Qualque dia, cuando usted recupere el poder que ahora le han usurpado los castristas mallorquinos, tendré mucho gusto en aceptar su hospitalidad y me tomaré unas vacaciones con mi chamaca para visitar Formentera. En referencia a la petición de trabajo que me cursa para usted y los suyos, no tengo notícies massa bones para darle. El mes de julio se sortearán unas peonadas, en la factoria del señor don Eustaquio Florido Morales, para recoger el mango. No es mal trabajo, pero deberían disputárselo a los indígenas y estas disputas suelen acabar a cuchillo. Jo tenc mal de cap de tant de donar-li voltes a la seva petició. I coses he trobat, és clar. La señora Rosa, podria acompañar a mi señora a vender papas fritas a la puerta del cementerio Guarupacú. Los indígenas visitan asiduamente a sus muertos i possiblement es buiden el cos plorant, de manera que después de la llorada tenen molta fam. Así que con sus papas fritas, la señora Rosa podría asegurarse su modesta platita. A propòsit, la señora Rosa le dijo al mestizo Lorenzo de los Cielos Garrido Ordinas que si se untase sus magníficas piernas con Nivea Cream se le pondrían del color d'un cavall bai. I va prometre regalar-n'hi un pot en el seu pròxim viatge. Seria convenient que hi pensàs, si finalmente acepta el negociíto de las papas. La abuelita de Lorenzo de los Cielos Garrido Ordinas era de Lloret de Vista Alegría, también, según me dijo el vate Segura, a dos pasos de la linda Formentera. En realidad, todos los descendientes de mallorquinos que habitamos en el corralito de Hispanoamérica, procedemos de Formentera, cosa que ens permet fer-nos una idea de les dimensions espectaculares de esta próspera villa balear y española. Para el señorito Manolo Ferrer tengo medio apalabrada una plaza de recadero en la tienda de Matilde Cerrato Cárdenas, señora viuda de Mateo Rosiñol. Ya sé que no es una licenciatura, pero podría hacer los recados en la bici que fuera del difunto Mateo Rosiñol. Si insistiera cerca del señor don Eustaquio Florido Morales, que tanto ama la madre patria, tal vez pudiera encontrarle un entretenimiento en la ganadería, pero no m'acab de fiar del seu amic, el conseller de Cultura. Al señorito Manolo se le ve ilustrado y esta gente es peligrosa, pues igual ordeña los gorrinos y da la vaca al verraco. En cuanto a usted, caro presidente de los mallorquinos, no tenim cap feina per oferir-li. Haurem d'esperar a que se muera el maestro de escuela, que al decir de mi señora ya se le ha puesto la piel del color de la tierra. Así que no ha de faltarle mucho. Cuando se nos muera, vostè podrà enseñar a nuestros pibes la matemática, la gramática i les cançons de la dolça terra de nuestros antepasados. Mientras tanto, a la espera de que les ubiquemos, resistan a los castristas mallorquinos, porque cuando los castristas se instalan en un ranchito no lo abandonan jamás. Fijémonos en Fidel. Llegó hasta el palacio del gobierno montado en la guagua comunitaria y ya no ha salido de allí si no es para cafetearse con los compadres. Tome nota. Y tómela también de que, pese a los sinsabores que le ha provocado la pérdida de sus atributos, no debe olvidarse de nosotros, los mallorquinos de Formentera. Mándenos la rica sobrasada, la ensaimada dulce i coses de la nostra enyorada terreta, porque en este otro lado del charco malvivimos del cacahué. Un saludo. Firmado: Miquel Franco Gelabert, presidente de la Asociación Mallorquinos de Formentera que por el mundo vais.

COMENTARIS

De moment no hi ha comentaris.

Comenta

* Camps obligatoris